Concursos

Medio Pollito sigue su gira 2019

Panamá, 10 de julio de 2019. El Gobierno Nacional, a través del Instituto Nacional de Cultura (INAC) convoca a todos los niños y niñas de las escuelas primarias públicas y privadas de la República de Panamá, a participar en el Concurso de Cuento Infantil “Medio Pollito 2019”.

Llegando a escuelas del distrito de San Miguelito, el Concurso de Cuento Infantil Medio Pollito, donde participaron diferentes escuelas de comunidades del 9 de enero, Escuela Manuel Belgrano, Escuela República de Colombia, y Escuela General de San Martín. También Valle de Urraca, Escuela Estado de Israel, Escuela A. Mendoza y Arnulfo Arias.

En la gira han participado 100 estudiantes de Panamá Norte y San Miguelito; en la Provincia de Chiriquí 70 estudiantes Escuela Oxford School, C.E.B.G. Nuevo Vedado, Escuela Octavio López Pascal; Escuela Alto Boquete. Seguidamente su recorrido fue en el Museo Regional de  Santiago de Veraguas.

La jefa de Zona de MEDUCA de Chiriquí, Elizabeth Hernández en conjunto con el equipo de trabajo del INAC,  que dirige la Profesora aleyda Degracia, acompañaron en estas audiciones  a  los estudiantes.

Participan  niños y niñas de III, IV, V y VI grado de las escuelas públicas y privadas de la República de Panamá. Los cuentos serán producto de la imaginación del concursante.

Los participantes en el concurso deben escribir los cuentos en el aula de clases con la supervisión del maestro, quien certificará que es creación original.

Los que no lo deseen pueden escoger el tema y estilo libre. En cuanto a la extensión del cuento, no será mayor de dos (2) páginas.

Los cuentos deberán entregarse en el Departamento de Letras de la Dirección Nacional de Las Artes del INAC, ubicado en la Plaza de Francia, Las Bóvedas, Corregimiento de San Felipe, cuyos teléfonos son: 501-4953 -52 -62 o en las Coordinaciones Regionales.

Los cuentos deberán ser inéditos y no haber sido premiados, ni individual ni colectivamente, en ningún otro certamen.

Historia

Se cuenta de una mamá gallina que estaba empollando; nacieron los pollitos, todos normales, menos uno. Ese “menos uno” nació sólo con una patita. Desde pequeño usó muletas, se vestía muy bien y se ponía sombrero, de tan presumido que era.

Un día se encontraba en el patio oyó un terrible trueno y vio un sobrecogedor relámpago; el cielo tronó y él se asustó mucho. Anunció a mamá gallina que había decidido ir a contarle al rey.

Por el camino se encontró a varios animales que fue conociendo en el camino. Él era el líder. Al llegar al palacio el guardián no lo dejaba entrar; él decía “yo soy Medio Pollito y vengo a decirle al rey que el cielo se ha rajado y se va a caer y hay que mandarlo a componer”. Sólo lo dejaron entrar a él por la cocina.

La cocinera al verlo se puso muy contenta y dijo “qué lindo medio pollito sin una patita, pero estará rico para una buena sopa”, lo echó a la olla. Se oían los gritos de Medio Pollito, ya sin su elegante sombrero, chamuscado, adolorido, pidiendo al viento que lo alzara y se lo llevara lejos, que lo salvara, que lo pusiera en el alto obelisco situado cerca. El viento se compadeció y lo llevó hacia la alta columna donde Medio Pollito.