Cierre del ciclo de conferencias sobre patrimonio y cultura

“El Caño: muestra de complejidad social y rituales funerarios

 

 

Panamá, 29 de noviembre de 2017. Consciente del potencial del yacimiento arqueológico de El Caño, la doctora Julia Mayo; directora de la Fundación del Caño, brindó el jueves 23 de noviembre, en el auditorio del Tribunal Electoral (TE), la magistral conferencia: “El Caño: complejidad social, rituales funerarios y violencia ritual”.

 

La Dra. Mayo llevó a los presentes a un recorrido por las investigaciones realizadas en Sitio Conte y El Caño; asentamientos localizados en la provincia de Coclé y donde se han encontrado vestigios palpables que nos brindan una idea de cómo nuestros antepasados organizaban los rituales funerarios  de las personas de más alto status.

 

A través de casi una década de investigaciones la doctora Mayo explicó ante un atento público, que Sitio Conte y El Caño son dos sociedades diferentes, separadas solo por 2.5 kms, que ocuparon la región de Río Grande entre los años 700 y 1,000 d. C. y que, a pesar de tener los mismos lazos ancestrales y el mismo tipo de estructura, se organizaban de manera diferente.

 

La investigación, que consistió en la remoción de los depósitos que sepultaron a las tumbas,  ha descubierto que parte de los rituales funerarios contenían episodios de violencia ritual como sacrificios, ofrendas humanas y suicidios, “que deben entenderse desde una perspectiva histórica, como actos que organizan los familiares de los difuntos para mostrar su poder, fuerza y estatus”, señaló la especialista. 

 

Otra de las diferencias que mencionó la antropóloga es que la jerarquía de quienes vivieron en El Caño, no se mezclaban con la gente de menor status como lo sí lo hacían las del Sitio Conte. Este último lugar mencionado fue considerado mucho tiempo como la jefatura de Río Grande, se trató de un cementerio y que contiene al menos cien tumbas de personas de diferentes status social y donde solamente eran enterados varones.

 

Durante la disertación Mayo mostró imágenes de lo encontrado durante las excavaciones como restos óseos humanos, miles de artefactos de oro, cerámica, piedra, hueso  y  resina con que fueron ataviados o fueron ofrecidos de ofrenda, lo que demuestra que los antiguos pobladores de Coclé era una sociedad jerarquizada con poderosos líderes guerreros y artesanos que poseían unas impresionantes habilidades artísticas.

 

Los resultados de las investigaciones en El Caño han arrojado hasta el momento, aspectos sobre la conducta de esa necrópolis, que practicaba entierros múltiples (tumbas con varios cuerpos de miembros de una misma familia y sus sirvientes, quienes eran personas de alto estatus social, enterradas con pectorales, brazaletes y cinturones de oro y otros artefactos).

 

Igualmente manifestó que aún no se ha determinado con precisión a qué etnia pertenecen. Prontamente investigación será llevada a la pantalla con un documental de National Geographic llamado “El Dorado de Panamá, los guerreros de oro”. 

 

El Parque Arqueológico del El Caño, donde también está el museo que lleva su mismo nombre y que es administrado por el Instituto Nacional de Cultura (INAC), es un sitio que reúne valores naturales y culturales, capaces de transmitir con facilidad al visitante las condiciones ecológicas y el desarrollo de los grupos humanos prehispánicos que poblaron ese sector del país.

 

Con esta presentación culmina el “Ciclo de conferencias sobre cultura y patrimonio de Panamá: perspectivas del pasado y el presente”, actividad que es un esfuerzo interinstitucional de la Dirección Nacional del Patrimonio Histórico (DNPH) del INAC, en coordinación con el Ministerio de Gobierno y el Tribunal Electoral, a través del Centro de Estudios Democráticos.